Que esto no cambie

http://static.diariolibre.com/showimage.php?typeid=19&imageid=285179

SANTO DOMINGO.- Una de las críticas ciudadanas del transporte público (tradicional) es que el trato y la convivencia entre los usuarios es denigrante, al punto de lanzarse improperios y hasta golpes. Eso también sudece con los conductores y cobradores de autobuses.

Pero esa realidad cambia significativamente -del pavimento al subterráneo- cuando se aborda el Metro de Santo Domingo, especialmente la línea 2 que fue inaugurada en abril pasado por el propio presidente Danilo Medina.

En total son 14 estaciones en 13 kilómetros de recorrido, para los cuales el tren se toma entre 18 y 20 minutos. La ruta inicia en la avenida Francisco del Rosario Sánchez (cerca del puente del mismo nombre) hasta la avenida Gregorio Luperón, recorriendo toda la John F. Kennedy.

La muestra de civismo inicia desde el servicio para comprar el boleto hasta la espera del vagón; hay una franja amarilla que divide el límite permitido para pararse y, por lo menos durante el recorrido que hizo Diario Libre por el tren, ningún usuario violó la norma.

Hay varios agentes de seguridad y ninguno tuvo que dirigirse a los usuarios por falta cometida.

Una vez dentro del tren, las personas se mantienen en silencio y predominan en los jóvenes el uso de auriculares para celulares. Cada banqueta está diseñada para dos personas y, a diferencia de las guaguas públicas, eso se respeta.

Durante el recorrido lo único que se escucha es la voz oficial del tren que especifica las estaciones siguientes. Nadie arremete contra nadie por un asiento, cuando hay espacio es ocupado por la persona más cercana.

La mayoría de los usuarios en la Línea 2 son mujeres; ningún hombre se sentaba sin antes asegurarse de que las féminas estuvieran cómodas primero. Igual pasó con los ancianos y las personas acompañadas por niños. Era una acción casi automática entre los hombres, sobre todo en jóvenes.

A diferencia de la Línea 1, que es abordada en su mayoría por estudiantes, en la 2 predominan los trabajadores. Casi todo el que aborda viaja con vestimenta casual, un bulto de comida pequeño y el rostro cansado.

Según el director de la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (OPRET), Diandino Peña, esta ruta transporta al día cerca de 120 mil personas, lo que se eleva a casi 250 mil los usuarios que usan este medio de transporte, si se combinan ambas líneas.

Dos agentes de seguridad confesaron que los pasajeros de la Línea 2 “son más educados, pese a que esa ruta circula por barrios marginados como Ensanche Luperón, 24 de Abril, El Espaillat, Ensanche la Fe, Villa Maria, entre otros.

En esta ocasión lo único que la 2 tiene que envidiarle a la 1 es que los monitores de la primera no presentan la cronología de cómo se hizo el tren, diapositiva que sí tienen los que viajan desde Villa Mella hasta La Feria.

Confluencia mayor

El flujo mayor de usuarios se da en la confluencia entre las dos líneas que ocurre justamente en la parada Juan Pablo Duarte; aquí los pasajeros pueden cambiarse de un tren a otro sin pagar extra, por lo que hay personas que utilizan esa facilidad para combinar una ruta y llegar hasta su destino.

Como es el caso de Ana Rosa Guzmán que labora por la Zona Universitaria pero reside en Herrera. Utiliza ambas líneas para desplazarse y solo paga 20 pesos. Y así hacen algunos estudiantes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo que residen en Santo Domingo Oeste.

Y para demostrar que no se trata de casualidad, sobre la parada Francisco del Rosario Sánchez, en horas de la tarde, cuando las personas salen del tren hacen una fila ordenada para esperar los vehículos públicos y completar la travesía diaria, lo que indica que ser civilizados no es cuestión de nivel económico, sino de conciencia.

 

Fuente: Diario Libre

Anuncios

Acerca de Kelvin Castillo

Kelvin Castillo Feliz Siervo de Jesucristo; Dominicano nacido en Constanza, residente en Santo Domingo. Seguir a @kelvin7rd en Twitter

»

  1. Si señor es otro mundo bajo tierra,solo hay que ver cuando uno va por la calle y entra a una estacion,desde que uno pasa la puerta hacia dentro,siente que deja atrás el infierno,el bullicio,la polvareda,el humo de todos esos cacharros,pedazos de latas viejas con ruedas que andan contaminando todo el ambiente.fuera del metro todos es un desorden total,no hay señales de traficos,cruces peatonales,rayados de señalización en el pavimento,el monton de gente cruzando por donde quiera,basuras y aguas podridas por doquier,no hay educación.Pues el metro es el punto inicial para educar este pueblo.”perdonenme por esta frase,pero debe ser recordada siempre que se hable del metro”(ESTE MALDITO METRO QUE HIZO LEONEL,COMO DIJO EL “BURRO”)servirá para comenzar a educar a los dominicanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s