Cumplen todas las instrucciones y recomendaciones preestablecidas
Fuente: El Nacional.com.do, Escrito por: RUDDY GERMAN PEREZ (r.germanelnacional.com.do)

En orden y sin prisa, los pasajeros abordan uno de los vagones del Metro

El Metro de Santo Domingo, inaugurado por el presidente Leonel Fernández el 28 de enero de 2009, ha servido no sólo para mejorar el transporte de pasajeros  y bajar los niveles de contaminación ambiental, sino también para educar a la población.

Miles de personas que diariamente utilizan el Metro de Santo Domingo para dirigirse a sus lugares de trabajo, de estudios o para realizar diligencias, se acogen a un código de comportamiento que no se observa en otros sistemas de transporte masivo en el país.

Dentro del Metro los pasajeros no hablan ni escandalizan, no comen, ceden los asientos a los ancianos, niños y minusválidos; no tiran desperdicios, no rayan los vagones y si escuchan música lo hacen con los auriculares puestos.

Ese código de conducta es aplicado  por los usuarios en el pago de boletos, recarga de tarjetas, abordaje y salida del Metro, ya que  hacen fila sin intentar sobrepasar a la persona que está delante.

Pese a que la obra fue puesta en funcionamiento hace tres años, todavía no se ha detectado el primer grafiti en ninguno de los 19 trenes Alstom Metrópolis 9000, de tres vagones cada uno.

Estos aparatos de última generación, dotados de aire acondicionado, sistema de vigilancia por circuito cerrado y de información a los pasajeros, se mantienen siempre limpios, pese a que diariamente transportan cerca de 355 mil pasajeros de todas las capas sociales.

En las 16 estaciones que tiene esta línea del Metro de 14 kilómetros y medio, que van desde Villa Mella hasta el Centro de Los Héroes, no se observa basura ni daños físicos a la estructura y los usuarios se comportan con civilidad.

En este sistema de transporte no se ve a nadie tomando jugos o comiendo sándwiches, pica pollo, empanadas, bizcochos u otros alimentos.

La gente evita abordar el Metro con bultos grandes, o con mascotas, especialmente perros y gatos, lo que es muy frecuente en el transporte público de las ciudades.

Otra muestra de educación es que generalmente los pasajeros ceden los  asientos a las personas mayores, mujeres embarazadas, niños e impedidos físicos, sin que los miembros del Cuerpo Especializado del sistema tengan que intervenir.

Cuando alguien aborda el Metro oyendo música en su teléfono celular, un MP3, MP4, iPod, u otro equipo, se coloca los auriculares para no molestar a los demás y  acatar una de las reglas del sistema.

Mucha gente criticó que el Gobierno invirtiera 735 millones de dólares en una línea del Metro de apenas 14 kilómetros y medio, alegando que en pocos meses sería invadido por vendedores de chicharrones, naranjas, dulces, empanadas y cuantas cosas se pueda imaginar.

Pero no ha sido así. El Metro de Santo Domingo se ha convertido en una especie de escuelita en la que hasta los “palomos”,  “menores” y “jevitos” observan  un comportamiento de urbanidad   que se ha convertido en una norma.

Anuncios

Acerca de Kelvin Castillo

Kelvin Castillo Feliz Siervo de Jesucristo; Dominicano nacido en Constanza, residente en Santo Domingo. Seguir a @kelvin7rd en Twitter

Un comentario »

  1. Este orden es producto de la seguridad y vijilanca. Eso tienen que mantenerlo con esa Estrita reglas..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s