Fuente: El Nuevodia.com de Puerto Rico

El dilema sobre el alto costo de la obra persiste en el debate político

Por Gerardo Cordero / Enviado Especial

Imagen tomada de Google ImagenesSANTO DOMINGO, República Dominicana – En el corazón de Santo Domingo retumban el merengue, la bulla cotidiana de ciudad densamente poblada y la vibración de un moderno tren urbano que es tema de un debate político que parece no tener fin.

Por eso, de cara a las elecciones generales, el dilema sobre el tren, cuyo nombre oficial es Metro de Santo Domingo, no falta en las discusiones políticas en las que se cuestiona, entre otros aspectos, el alto costo del proyecto, cuya segunda línea está en agenda para el año en curso.

Juan Carlos Jérez, entrevistado cerca de la estación Mamá Tingó, dijo a El Nuevo Día que “el metro sirve mayormente a los estudiantes universitarios, pero no resuelve el gran problema del transporte en Santo Domingo”.

Jérez, de 31 años, opinó que la necesidad más imperiosa para miles de dominicanos es “mejorar el transporte de guaguas porque no vale lo invertido con el metro porque el transporte en la calle aquí todavía es un caos”.

Sin embargo, una viajera que no alcanzó butaca en su vagón, tras abordar en la estación Gregorio Luperón, dijo a El Nuevo Día que el metro es una inversión que ha estado “muy bien”, aunque no lo utiliza a diario.

La fémina, que prefirió el anonimato, reveló que lo aborda “con frecuencia, pero no todos los días”. Precisó que en el metro “se viaja muy bien y yo lo uso desde Villa Valle hasta cerca de la (avenida) Lincoln, pero nunca más de ahí”.

Víctor Peguero, de Nagua, entrevistado frente a una concurrida estación, destacó, por su parte, que el metro es la mayor obra del gobierno del PLD y por eso votará “70,000 veces por ese partido”.

Sin embargo, Miguel “Jairo” Sosa, le ripostó en otra esquina al sentenciar que “el metro solo resuelve en un dos por ciento los problemas de transporte y para colmo no se sabe cuánto costó”.

Sin duda, ante el agobio de la inflación, que afecta sobre todo a la población más pobre, el tema de la inversión millonaria para construir las vías y operar el tren parece exorbitante para un gran sector dominicano, pero en el campo político molesta sobre todo a la oposición que el partido en el poder no revele todos los detalles actualizados del gasto.

Cuando el proyecto fue confirmado, poco después de 2004, el gobierno reportó que la obra suponía una inversión de $710 millones. Sin embargo, al completarse en 2008, el cálculo del gasto se cifró en unos $735 millones en la única vía existente, de 14.5 kilómetros y 16 estaciones.

Esa primera línea cruza un segmento de norte a sur en la capital que abarca desde el sector obrero en la estación Mamá Tingó, nombre de una legendaria líder sindical, hasta el Centro de los Héroes, en el extremo opuesto, abarcando zonas comerciales, turísticas y universitarias.

Al margen de las críticas, el gobierno de Leonel Fernández destaca que se han superado las proyecciones iniciales de pasajeros y estiman en 360,000 el promedio de viajeros diarios.

En 2011, el gobierno dominicano aprobó invertir $335 millones para el inicio del proyecto de la segunda línea del metro, que cubriría 22 kilómetros para continuar un “compromiso programático” que, según destaca el estado en sus documentos oficiales, procura combatir los tapones de vehículos de motor en las calles citadinas y mejorar los accesos a residentes o visitantes.

El proyecto del Metro de Santo Domingo surgió de una propuesta presentada por el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien la sometió originalmente a Hipólito Mejía, quien gobernaba el país a inicios del presente siglo.

Mejía culminó su mandato en 2004 y fue Leonel Fernández, al comenzar su segundo término en la presidencia, quien resolvió encaminar el proyecto con alianzas empresariales de Brasil y Europa.

El tren urbano dominicano se parece bastante al de Madrid y es que su diseño y operadores son los mismos de la capital española. Las estaciones y las máquinas lucen impecables a tres años de operaciones en unas instalaciones en las que la vigilancia policiaca incluye guardianes a bordo de los vagones.

En la línea 1, el tren sale desde el municipio Santo Domingo Norte, mejor conocido como Villa Mella hasta el sector de La Feria.  Atraviesa por la avenida Máximo Gómez en dirección sur para luego hacer giro en dirección este-oeste por la avenida Correa y Cidrón, pasando por la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, entre otras instituciones importantes y terminando en el Centro de los Héroes (La Feria) donde se encuentra el Congreso Nacional, el Ayuntamiento de Santo Domingo y varias oficinas gubernamentales.

Desde las vías sobre la superficie, de día se puede apreciar el paisaje urbano que a partir de la estación Máximo Gómez se une todavía a vastos predios verdes que incluyen un cruce sobre el río Isabela, hasta llegar a la estación Mamá Tingó.

Anuncios

Acerca de Kelvin Castillo

Kelvin Castillo Feliz Siervo de Jesucristo; Dominicano nacido en Constanza, residente en Santo Domingo. Seguir a @kelvin7rd en Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s