SANTO DOMINGO. Una serie de inconvenientes se han presentado a lo largo de la avenida Padre Castellanos (La 17) que han impedido la conclusión del túnel de la Línea 2 del Metro de Santo Domingo.

Durante la excavación del túnel, aparecieron “bolsones” de terreno arcilloso; además se han instalado columnas para la eventual construcción de un elevado a lo largo de la avenida Padre Castellanos; y el hecho de que la Opret y los comerciantes hayan acordado no intervenir la vía completa, son citados como la causa de la ralentización.

El subdirector de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret), Leonel Carrasco, dijo que sobre la estación ubicada en la intersección con la avenida Josefa Brea, se han erigido columnas que servirán para un eventual elevado que se construya en la avenida 17, similar al de la avenida 27 de Febrero. “Es una obra con la finalidad de que no se tenga que intervenir dos veces. Hicimos las instalaciones del Metro y estamos dejando las columnas que puedan sostener cargas pesadas, como la del elevado”, dijo Carrasco.

Expuso que a diferencia del tramo arcilloso en la avenida John F. Kennedy, entre las avenidas Winston Churchill y la Núñez de Cáceres, el subsuelo de la avenida Padre Castellanos es principalmente de caliche “aunque han aparecido bolsones arcillosos”. Carrasco dijo que el caliche, “aunque es fuerte, es más fácil de trabajar” para este tipo de obras.

En cuanto a la lentitud de los trabajos en el área, el ingeniero expresó que esto se debe a un acuerdo entre la Opret y los comerciantes del área. “Les habíamos informado que eventualmente ocuparíamos un lado de la calle. Luego el otro, pero con espacio para que las personas puedan transitar a pie. Ahora mismo hay un desvío. Lamentamos los inconvenientes”, dijo.

Según la Opret, sólo están separadas las dos estaciones en el extremo oriental del Metro. “Una vez terminemos estos trabajos entre las estaciones 18 y 19, habríamos concluido lo que son los túneles”, expresó Carrasco. El tiempo estimado para la conclusión del túnel es febrero de 2012.

Avenida del Río parada

La Opret pagó más de RD$60 millones en la reubicación de 200 viviendas del barrio Gualey en la ribera del río Ozama para la construcción de la prolongación de la avenida Francisco Caamaño Deñó.

Diez meses después, el proyecto fue abandonado por falta de recursos. “Se necesitan 2,400 millones de pesos para terminar la avenida perimetral”, dice el subdirector de la Opret, Leonel Carrasco. “Eso equivale al 10% del presupuesto de este año de la Oficina”.

Carrasco dice que la obra es de gran importancia para ocho barrios populosos de la capital. “Esta avenida sumaría al sistema de tránsito a los barrios con más habitantes del Distrito Nacional y serviría de circunvalación”, dijo.

Fuente: Diario Libre.com.do

Anuncios

Acerca de Kelvin Castillo

Kelvin Castillo Feliz Siervo de Jesucristo; Dominicano nacido en Constanza, residente en Santo Domingo. Seguir a @kelvin7rd en Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s