(Este articulo es titulado originalmente en la fuente “Hipólito y el Metro de Santo Domingo”)
Es una verdad de Perogrullo que sin este Metro de Santo Domingo como sistema de transporte público, el cual Hipólito Mejía se propone desmantelar, no hay solución definitiva a una pesadilla como es el mal llamado transporte público

Por ELVIS VALOY

En  Panamá se está construyendo un metro que resolverá en gran parte el problema del transporte público de pasajeros  en Ciudad  Panamá. La ciudadanía panameña ha apoyado sin reservas la construcción de esta moderna obra. En nuestro país, en donde miles de personas son atropellados y vilipendiados diariamente  en el viacrucis llamado transporte público, al iniciarse  la construcción de la primera línea del Metro un grupúsculo, con mucha prensa y pocas ideas, intentó desacreditar la solución al traumático problema del transporte de pasajeros. Gente que solo ha puesto su trasero en costosísimas  yipetas y carros de lujo, y que no conocen el calvario a que se somete el público  al utilizar el llamado transporte público, pero que tampoco esa gente que criticó el Metro,  ha experimentado  la pesadilla de  tomar  una “voladora”, o  un motoconcho, se convirtieron en críticos impenitentes de la mega obra que ha venido a reconocer el derecho de la gente a un transporte público a bajo costo y de calidad. Esas minorías  desfasadas que criticaron al Metro de Santo Domingo nunca han vivido en carne propia el, “…péguense como anoche…”, “…con los chelito en la mano…”, pues son privilegiados de esta sociedad.

A estos críticos de pacotillas  del sistema de transporte moderno, como lo es el metro, ni pensarlo verlos en las que fueron las “banderitas” que un grupo de los hoy sindicalistas llevaron a la banca rota , o la ruta 5 y tampoco tuvieron la experiencia de la ruta A o  B. Esta gente enemiga de que el gobierno reivindicara a los más humildes no conocen lo ultrajante que resulta  tomar un carro de concho, en donde la vida de las personas  peligra. Y es que como dicen los humoristas Raymond Pozo y Miguel Céspedes,  la única  diferencia entre un pasajero y un perro en una funda, es la funda.

Ahora viene a sumarse a ese coro desafinado el ex presidente Hipólito Mejía. En una entrevista por televisión  Mejía ,candidato a volver a dirigir los destinos de la Nación  arremetió en contra del Metro, obra  que indiscutiblemente es   la  que eleva a la categoría de gente a las sufridas masas sometidas a la ignominia y la perversidad  del llamado transporte público, situación de la que el  ex mandatario es culpable alícuota,   ya que  durante el  cuatrienio 2000-2004 el ex gobernante  entregó multimillonarios recursos estatales  a la mafia choferil que se ha enriquecido vilmente  con los padecimientos del pueblo. El gobierno del ingeniero Hipólito Mejía fue el artífice del expediente más escandaloso que ha conocido la justicia dominicana, como lo es el llamado Plan Renove, que no fue más que una  estafa  sobre rueda.

Sin ruborizarse a pesar de que  negaba  la continuidad del Estado, y demostrando fehacientemente su  falta de condiciones de estadista,  Mejía “prometió” detener la obra que es una necesidad imperiosa, por el caos y la delincuencia reinante en el transporte público, todo esto a pesar de que la mayoría de las grandes ciudades latinoamericanas han asumido esta solución como forma de resolver el frustrante problema del transporte público. Está fresca en la mente de las grandes mayorías las amenazas de Mejía de convertir los túneles y elevados en sembradíos de yucas y batatas. Si no fuera por esas obras de infraestructura construidas por los gobiernos del presidente Leonel Fernández  y el PLD, la ciudad de Santo Domingo no tuviera vehículos transitando en sus calles.

De seguro que  miles de personas que vieron la entrevista de Hipólito Mejía, en donde el aspirante a retornar al Palacio Nacional    se burló acremente  del único  sistema que los catapulta a la condición de seres humanos parafrasearon el  conocido refrán español que dice, “Dame en qué elegir, y me darás que sufrir”, induciendo de esas declaraciones de Mejía que sería un suicidio para el  país  llevar al PPH de nuevo a la calle Moisés García, y que el ex inquilino de la Casa de Gobierno    representaría un  retorno a momentos borrascosos ya superados. Además, es una verdad de Perogrullo que  sin este Metro de Santo Domingo como   sistema de transporte público, el cual Hipólito Mejía se propone desmantelar,  no hay solución definitiva  a una pesadilla como es el mal llamado transporte público y el incremento de la flotilla vehicular, y  que a diario  abate a millones de hombres y mujeres.

Fuente: Al Momento.net

Anuncios

Acerca de Kelvin Castillo

Kelvin Castillo Feliz Siervo de Jesucristo; Dominicano nacido en Constanza, residente en Santo Domingo. Seguir a @kelvin7rd en Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s