Tomado de: Punto de Vista, ListinDiario.com
Todos los méritos por el Metro de Santo
Domingo se los lleva el presidente Leonel Fernández. Claro, de él no sólo fue la idea, sino la decisión política, que es más importante. Pero desarrollar una obra de tal envergadura en tan corto tiempo no hubiese sido posible sin la templanza y la voluntad de un hombre como Diandino Peña, el más exitoso desarrollador urbano que ha tenido el país en las últimas décadas, comparado sólo con Bebecito Martínez y su hermano Felipillo, de cuya escuela es uno de los más sobresalientes egresados.

El Metro está ya en funcionamiento, y sin ninguna duda es la mayor atracción de este fin de año, aunque todavía se encuentra en fase de prueba. Se afina el mecanismo de administración, sobre todo para lograr hacer eficiente un sistema de cobro que garantice el retorno de la inversión. Se sabe que en principio el servicio tendrá que ser subsidiado, como en todas partes. Hasta el próximo 7 de enero, es decir, durante todo el período navideño, el transporte en el Metro será gratuito. Vencido ese tiempo, el servicio será nuevamente paralizado y semanas después reabrirá definitivamente con el sistema de cobro ya establecido.

Circula desde ahora un instructivo para su uso, con especificaciones claras sobre las normas a seguir. Se requiere disciplina para su abordaje y buen comportamiento en los vagones, no se permite comer en ellos ni transportar animales vivos o matados. Como norma elemental de cortesía se sugiere dar preferencia a los niños, ancianos y mujeres en los asientos y en el abordaje. Se considera que una persona llega a la ancianidad después de que pasa de los 70 años, aunque Radhamés Gómez Pepín opina que eso es un sacrilegio.

El asunto es que el Metro de Santo Domingo es una obra de todos los dominicanos y del que todos por igual debemos convertirnos en sus dolientes para cuidarlo como si se trata de las niñas de nuestros ojos. Es una obra monumental que salió de nuestros bolsillos y que debe llenarnos a todos de orgullo, olvidándonos de la politiquería burda. Y felicidades no sólo a su ejecutor, Diandino Peña, sino también a todos los miembros de su equipo, en particular a Leonel Carrasco, otro profesional de la ingeniería que lleva casi cuatro años sin dormir, dedicado a este asunto a tiempo completo.

Anuncios

Acerca de Kelvin Castillo

Kelvin Castillo Feliz Siervo de Jesucristo; Dominicano nacido en Constanza, residente en Santo Domingo. Seguir a @kelvin7rd en Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s